10 características del Consumidor Digital actual

Actualizado: 2 jun



El comportamiento del consumidor digital está totalmente ligado a las condiciones existentes en el entorno en donde nos desarrollamos. Vivimos en un mundo dinámico y la pandemia ha elevado nuestra capacidad de innovación.


En este contexto, la voz de nuestros clientes adquiere mayor potencia, el principal desafío de las empresas es entregar un contenido adecuado para las personas correctas, de la manera más humana posible.


Antes de que existieran las redes sociales, los foros en Internet y los sites y aplicaciones que comparan precios, las marcas trataban a los consumidores como si fueran niños. Mantenían con ellos una relación muy paternalista. Ahora, éstos han crecido, se han hecho adolescentes y, como tales, son rebeldes y exigentes. En definitiva, han perdido la inocencia, explica Franc Carreras, profesor de marketing de Esade Business School.

Algunos datos demuestran hasta qué punto de evolución ha llegado este perfil de consumidor:


Sin duda, una de las características centrales del nuevo consumidor es que llega al momento de la compra con más información. Para entonces, ya se ha estudiado todas las características del producto o servicio que requiere, en un mapa comparativo de opciones.


Es por esto que, en la actualidad, nos enfrentamos a un mundo que está cambiando a cada momento, obligando a las personas y organizaciones a adaptarse a un ritmo e intensidad inéditos.


Ante una realidad como esta, ¿Qué esperar del comportamiento del consumidor digital, cuyos mundos online y offline se mezclan en una sola experiencia?


En este blog compartiremos cuales son las 10 características del consumidor digital actual, pero antes de esto, te propongo comprender su comportamiento, que es el marketing 4.0 y como se desprende de esto las características del consumidor digital.

LA COMPRENSIÓN DEL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR DIGITAL


Entender el comportamiento del consumidor digital es fundamental para comprender el impacto de los cambios culturales, económicos y tecnológicos en la vida de todos, ya sea en la rutina de las empresas o en la vida cotidiana de las personas.


Seguramente has escuchado, en repetidas ocasiones, la importancia que tiene el conocer a tu público objetivo, es decir, el consumidor debe ser el centro de la estrategia, y este es uno de los pilares de las prácticas modernas del mercado. Con una oferta tan amplia en un entorno donde las limitaciones geográficas no existen y las opiniones de los usuarios son más fuertes que la publicidad, quienes dictan las reglas del juego son los consumidores.


¡Conoce a tus clientes: OFRECE EXPERIENCIAS MEMORABLES!


De esta forma, las empresas que adaptan sus soluciones, atención, promoción y comunicación a los hábitos, necesidades y valores de estas personas logran alcanzar buenas posiciones en el mercado.

Estos y varios otros hallazgos son parte de un momento llamado Marketing 4.0. Este concepto sirve como punto de partida para conocer al consumidor digital.


¿MARKETING 4.0?


El concepto popularizado por Philip Kotler hace referencia a la denominada Industria 4.0, un esfuerzo que tiene como objetivo modernizar y optimizar los procesos computacionales, industriales y administrativos en diferentes países.


Ambos términos son una respuesta al movimiento global conocido como transformación digital. Esta iniciativa, entre varias otras propuestas, prevé la adaptación de las empresas a los nuevos patrones de comportamiento de la sociedad, surgidos a partir del auge de las tecnologías digitales.


Pero, ¿qué es el Marketing 4.0? 


En primer lugar, necesitamos repasar brevemente las etapas previas del proceso, ya que su concepto no está aislado por lo que es una extensión de los demás:

  • Marketing 1.0 (nacido con la Revolución Industrial): Como la oferta y la competencia eran mínimas y el consumidor aún no entendía las marcas, el producto era el foco principal del mercado.

  • Marketing 2.0 (nacido en la Era de la Información): Con el crecimiento del mercado y la llegada de los grandes vehículos mediáticos, los anuncios y las marcas entraron en escena y las empresas empezaron a orientarse según las opciones del público.

  • Marketing 3.0 (oficializado en el siglo XXI): Con el auge de los vehículos de comunicación, especialmente internet, el consumidor se ha vuelto más crítico con la sociedad y el mercado provocando que las empresas adopten posturas que reflejen sus ideales y valores.

  • Por último, tenemos el Marketing 4.0, que, entre otros aspectos, trabaja los cambios observados en el comportamiento de consumo como consecuencia de la popularización de los servicios digitales, de la integración entre los distintos canales de comunicación y del crecimiento del consumo de contenidos web.

Kotler aborda el concepto en su obra homónima como una visión panorámica de las prácticas de marketing, desde lo tradicional hasta lo digital. Esto significa que el crecimiento de las acciones online no implica el fin de las estrategias offline, pero sí requiere que las empresas combinen estos dos entornos en una única experiencia.


Esta perspectiva omnicanal se debe a tres fenómenos que, hoy en día, se mencionan prácticamente en todos los trabajos de comunicación corporativa. A continuación, te hablamos de ellos:


Los motores de búsqueda han cambiado por completo la forma como las personas buscan soluciones de todo tipo, pero fue Google el responsable de oficializar este cambio y dirigir la producción de contenidos en internet.


En lo que concierne a las búsquedas orgánicas, prácticamente todas las páginas profesionales activas siguen parámetros de SEO – optimización para motores de búsqueda – fuertemente respaldados por el comportamiento del gran buscador.


Este increíble poder de influir en el mercado de contenidos online se debe al hecho de que Google es el punto de partida de la jornada de casi todos los consumidores actuales. Asimismo, esta es la razón que fundamenta la competencia agresiva entre las páginas por el lugar más alto en las  SERP.



El segundo fenómeno, que ha modificado completamente la relación entre las marcas y sus consumidores es protagonizado por las redes sociales.

Estas plataformas existen desde finales del siglo pasado, pero Facebook se ha posicionado como el responsable de difundir esta idea por el mundo y demostrar a los profesionales del marketing que también son recursos valiosos para las estrategias corporativas.


Las redes sociales ofrecen una gran cantidad de datos sobre los consumidores, situación inimaginable hasta hace algunas décadas. Sin embargo, lo que realmente aportan esla oportunidad a las marcas de acercarse a la vida cotidiana de su audiencia a punto de involucrarlo.


Además de Facebook, las empresas utilizan varias plataformas para difundir sus ideas y productos como Instagram, Twitter y LinkedIn. Todos ellos están debidamente equipados con herramientas publicitarias y de relación.


El último fenómeno, el efecto servicios, que también ha colaborado a la construcción del comportamiento del consumidor digital, son las plataformas de prestación de servicios. Después del lanzamiento del iPhone en 2007, el mundo entró definitivamente en la era de las aplicaciones.


De hecho, estas soluciones han contribuido al surgimiento de la economía compartida. En este modelo de negocio, los servicios de comercio, movilidad urbana yhosting son intermediados por sistemas digitales y permiten que las transacciones se realicen directamenteentre consumidores (C2C), entre empresas (B2B) o entre ambas (B2C).


Los ecommerces han tenido éxito, pero las plataformas de servicios han sido responsables de introducir la cultura digital en varios países.Por primera vez en la historia, las personas tienen un gran poder en la palma de sus manos.


Ante todos estos hechos llegamos al consumidor digital o consumidor 4.0, quien debe ser el objetivo de tus acciones de Marketing.


La mayor parte de estos consumidores está representada por los milenials, personas nacidas entre las décadas de 1980 y 1990, la generación que sintió de primera mano la avalancha de transformaciones provocadas por la evolución de las tecnologías digitales.


Sin embargo, los impactos culturales de la tecnología no se limitan a este grupo. De hecho, personas de todas las edades están presentes en internet y el comportamiento de todas ellas refleja los fenómenos predichos por el Marketing 4.0.


Esto significa que el consumidor digital trasciende generaciones, aunque algunos aspectos cobran más protagonismo entre los jóvenes. A continuación, conoce sus principales características.


A este consumidor no le convencen los buenos productos y servicios: espera que sus marcas favoritas inspiren, reflejen sus valores y actúen a favor de causas importantes. El consumidor se vuelve aún más exigente, ya que cuenta con la ayuda de una serie de herramientas para monitorear y exigir actitudes de las empresas. Además, la enorme disponibilidad de alternativas en el mercado aumenta enormemente su poder de negociación.


El consumidor moderno no deja pasar una sola duda. Al investigar sobre un producto, no queda satisfecho con información básica como precio, detalles y condiciones de pago. Efectivamente, escanea la web  buscando análisis, testimonios y otros argumentos que comprueben la relevancia y la calidad de lo que desea comprar.





En la actualidad, los consumidores tienen la oportunidad de interactuar directamente con las publicaciones de sus marcas, participando activamente en su desempeño e impacto. Sin embargo, es importante observar que las personas no se limitan a criticar o elogiar a las empresas por el valor inherente a esas actitudes; una vez que realmente disfrutan de participar y expresarse en internet.


Tenemos la independencia como elemento clave para entender el comportamiento del consumidor de la era digital y el éxito de muchas empresas en los últimos años. Las nuevas generaciones están ansiosas, no tienen paciencia para los anuncios y les gusta resolver sus problemas de forma intuitiva, sin demasiados pasos. De manera muy resumida, lo que entregan esagilidad, conveniencia y autonomía, es decir, son formas simplificadas de resolver problemas que solían requerir mucho más tiempo, esfuerzo y, a veces, dinero.


Desean comprar desde cualquier lugar a cualquier hora, esta característica se acentúa al no existir fronteras para realizar compras en internet. Este puede ser un factor decisivo al evaluar alternativas.


Guarda fidelidad únicamente a sus deseos. Si encuentra otra marca que lo satisfaga de mejor modo, a mejor precio o con mayor valor, simplemente gira.