• Laura A. Estrada

LA PRODUCTIVIDAD Y LA ANSIEDAD

Actualizado: may 21


Tener la sensación constante de que olvidaste algo o de no terminaste con tus compromisos, definitivamente afecta tu enfoque y concentración.


¡La ansiedad es el peor enemigo de la productividad!

La ansiedad se produce porque estamos pensando a futuro y no en presente, es decir, cuando enfocas tus pensamientos, durante el día, en lo que se tiene que resolver en lugar de enfocarlos en lo que se está resolviendo. Al hacer esto, automáticamente te generas ansiedad a ti misma(o). Generalmente, son las obligaciones personales y profesionales, así como los proyectos incompletos, los que compiten por concentrar nuestra atención.


El resultado de la ansiedad es que compromete tu habilidad para concentrarte y te obstaculiza estar en el presente. Cuando perdemos el enfoque en el presente, las más seguro, es que comprometas tu desempeño con pequeños gestos.


Podemos concluir que la ansiedad es el resultado de tu diálogo interno, tú contigo, por lo tanto también es un proceso que puedes matizar o eliminar.


La pregunta que me hacen mis clientes es: ¿Cómo puedo manejar esta situación? La respuesta es comprendiendo y aceptando. Hay 3 pasos que puedes tomar hoy para lograrlo, cada paso te llevará aproximadamente 30 minutos, pero el tiempo que inviertas en hacerlos se pagará por si solo en menos de una semana conforme recobras tu energía, enfoque y habilidad, al comprender que es lo más que puedes lograr en tu entorno actual, es decir, lograr lo máximo posible con lo que se tiene.


Obsérvate.

Identifica la sensación en el cuerpo que se produce cuando te sientas ansiosa(o), hay quien empieza a reír demasiado, a llorar, a moverse más de prisa, se le duerme alguna parte del cuerpo, no puede respirar, está iracundo, etc. Identifica como se manifiesta en ti la ansiedad. Observa la emoción para que la conozcas, de esta manera no te tomará desprevenida(o). Comprender esto te permitirá hacerte consciente y entonces observarte para empezar a matizar la ansiedad que se proyecta en sensaciones, emociones y pensamientos.


Haz un inventario

Este inventario tiene dos sentidos que están íntimamente relacionados:

1. Realiza un inventario a detalle de los compromisos que tienes, ya sea de manera personal o profesional; identifica a cada uno con su nivel de prioridad, define una fecha límite para cada uno y que recursos necesitas para lograrlo (colaborar con alguien más, investigación, acceso a documentos, etc.)

2. Realiza un inventario de los recursos a los que tienes acceso, desde donde te encuentres, y reajusta la fecha límite de tus compromisos de acuerdo a este análisis. Por ejemplo, cabe la posibilidad de que no tengas acceso a toda la información que necesitas.


Calendariza

Utiliza tu agenda o calendario para asignar, dentro del mismo, el tiempo que requieres para lograr tus compromisos. El tener una agenda clara te permitirá comprometerte asertivamente con tu equipo de trabajo. Es muy posible que al realizar este proceso, nuevamente cambies tus fechas límite (de pronto son muy ambiciosas), negocies con tu equipo de trabajo o empieces a accionar para obtener los recursos que necesitas para lograr tus objetivos.


Conocer que compromisos tienes, cual es el impacto de lograrlos o no y comprender los recursos con los que cuentas para cumplirlos, te permitirá tomar decisiones inmediatas y entonces automáticamente convertirás la ansiedad en certeza y te responsabilizarás de ti mismo y del momento presente.

0 vistas

CONTÁCTANOS

  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
@AlescaProductividad

VISÍTANOS

Lunes - Viernes 8:00 - 18:30

 

Tel. (52) 33.1201.5900

Edificio Esfera II, Amado Nervo 2200, 

Guadalajara, JAL  45050

COMENTA